19 Pruebas de que los gatos se mandan solos y no respetan una sola regla en el mundo

    Les vale absolutamente todo.

    1. "Gracias por la cama, pero prefiero dormir en el recogedor".

    2. ¿Qué tal este pequeño que TIENE UN BEBEDERO DE FUENTE pero prefiere tomar agua de la llave?

    3. "A mí no me vas a decir cómo debo comer".

    4. "Es más, si quiero me meto en mi alimentador y me vale madre".

    5. Ni los perros, por más grandes que sean, se salvan de la tiranía de los gatos.

    6. "Chido que gastaste miles de pesos en este juego, pero lo mío son las cajas".

    7. ¿ES NETA TANTA DESFACHATEZ?

    8. Los hornos son para la comida... hasta que un gato decide otra cosa.

    9. Imagínate tener un gato al que cuidas y llenas de amor... pero él decide meter tu cepillo de dientes en su caca.

    10. "Justo este lugar, en el que podría joderse tu cargador, es donde quería acostarme".

    11. No importa cuánto lo intentes, un gato siempre va a poner las reglas que quiera.

    12. "Gracias por la hamaca caríchima de París, pero hueva".

    13. ¿Sabes a quién le valen madre los letreros de "no pasar"? Exactamente: a los gatos.

    14. "Alv la Navidad, yo quiero sentarme aquí, así que se cancelan las fiestas".

    15. Como cuando te quieres poner un short y tu gato decide orinarlo, ¿por qué no?

    16. ¿Toallas de cocina? Más bien, TOALLAS PARA GATO.

    17. De verdad, no importa cuánto te esfuerces con regalos, a los gatos no les importa.

    18. Ellos creen que son los dueños de tu tiempo, de tu espacio y del mundo, básicamente.

    19. Y a veces llegan DEMASIADO LEJOS para probarlo.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form